201703.07
1

Nuevas regulaciones en el uso de tarjetas de crédito

La Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera mediante resolución 310-2016-F expedida el 8 de diciembre de 2016, dispuso nuevas regulaciones relacionadas al uso de las tarjetas de crédito, pago y débito, buscando crear ciertos beneficios a sus usuarios.

La resolución de la Junta cambia drásticamente las reglas de juego en varios aspectos, entre los cuales debemos considerar:

1.- Las entidades financieras únicamente pueden emitir tarjetas en razón de una solicitud de requerimiento. Con ello se prohíbe la emisión unilateral de este producto, que en caso de que ocurra, la tarjeta será considerada nula.
2.- Se regulan nuevos mecanismos para el cobro de intereses por financiamiento y mora. En este sentido, si el usuario ha realizado el pago mínimo o un monto superior que no cubra la cuota total, los intereses de financiamiento correrán sobre el saldo del capital pendiente de cancelación corriente o del saldo rotativo (deuda de meses pasados) desde la fecha de inicio del corte. Los intereses por mora deberán exigirse desde el momento en el que el cliente no cubrió el pago mínimo en la fecha máxima de cancelación.
Entendida esta regulación en un caso práctico: una persona realiza consumos en su tarjeta por el monto de 600 dólares en el mes, paga la cuota mínima de 100 dólares, lo que significa que mantiene una deuda de 500 dólares, en este caso los intereses se calcularán sobre el saldo pendiente de 500 dólares y no sobre el consumo inicial de 600 dólares.
3.- Los consumos diferidos no generarán interés de financiamiento adicional al pactado con el cliente.
4.- Los estados de cuenta deben ser entregados en forma física cada mes con base a un modelo otorgado por la Superintendencia de Bancos. Los estados de cuenta en formato virtual, a través del correo electrónico, solo podrán entregarse previa solicitud y aceptación escrita por parte del titular de la tarjeta.
5.- Se podrá dar por terminado el contrato de la tarjeta de crédito en cualquier momento, sin mayores complicaciones. No obstante, si hay cuotas pendientes, el saldo adeudado se mantendrá como una operación de crédito en la institución.
6.- Los planes de recompensa que se incluyan en los contratos no podrán ser alterados sin autorización del cliente y, además, no tendrán cargos adicionales a los inicialmente aceptados por el tarjetahabiente, pudiendo incluso trasladarse los beneficios a otro tarjetahabiente que cuente con el mismo plan.
7.- En caso de que el tarjetahabiente haya notificado a la institución financiera, por cualquier medio o canal dispuesto por la misma, casos de robo, pérdida, sustracción o hurto de la tarjeta, la entidad responderá por los cargos o pagos que se realicen en forma posterior a tal notificación. Pese al uso de los distintos medios de notificación, en cualquier caso el tarjetahabiente debe ratificar la notificación por escrito dentro del término de 48 horas, con la finalidad de que aplique la cobertura.

Es indispensable que los usuarios de estos servicios financieros conozcan las regulaciones emitidas por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera para exigir a las entidades financieras su cumplimiento y evitar prácticas abusivas, considerando además que en caso de que se presente una actuación arbitraria e ilegal de estas instituciones, existe la posibilidad de solicitar la intervención del “defensor del cliente” y/o presentar un reclamo administrativo ante la Superintendencia de Bancos y Seguros, organismo que tiene entre las funciones asignadas por el Código Monetario y Financiero “controlar que las entidades del sistema financiero público y privado cumplan con las decisiones adoptadas por la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera, para garantizar los derechos de los usuarios de servicios financieros.”

Marcelo Aguilera Crespo
ATHENEUM CORP.
Estudio jurídico